sábado, 21 de marzo de 2015

Inmunidad del rebaño


Seguimos con un tema de inmunología.

La inmunidad de rebaño, término también conocido como inmunidad de grupo o efecto rebaño es la protección de una determinada población ante una infección debido a la presencia de un elevado porcentaje de individuos inmunes en la misma (bien de forma natural al sufrir la infección de forma natural o tras una vacunación).

De forma natural, cuando se produce un brote, al avanzar la epidemia y aumentar el número de individuos inmunes, disminuye la probabilidad de contacto entre un susceptible y un infectado, hasta que llega un momento en el que se bloquea la transmisión del agente infeccioso.

Aquí so dejamos una imagen muy ilustrativa donde podeis ver el efecto de la vacunación sobre el riesgo de contraer una infección. Estimamos que si vacunamos al 70% de la población frente a una enfermedad contagiosa, ésta se puede controlar e incluso se podría erradicar (ese 70% de la población vacunada ayuda a controlar la infección a pesar de existir un 30% de la población sin inmunidad adquirirda). En el caso de la medicina veterinaria estamos muy lejos de controlar muchas de las enfermedades habituales y mortales (en el caso de los perros: rabia, parvovirus, moquillo o distemper canino y adenovirus o hepatitis vírica) ya que aún en países muy avanzados en sanidad animal como el Reino Unido o EEUU, no se llega a vacunar al 50% de la población canina.



Este año la WSAVA (Asociación Mundial de Medicina Veterinaria en Pequeños Animales) revisará los protocolos vacunales y las recomendaciones para mejorar aún más la efectivdad de los planes vacunales actuales, reduciendo los efectos adversos de algunas de ellas. Se personalizarán los calendarios vacunales a cada paciente en función de su edad, estado inmunitario y riesgos debidos a la exposición a distintos agentes microbiológicos.

Según la WSAVA la vacunación frente a la rabia, parvovirus, moquillo y adenovirus debería realizarse en todos los canes en todo el mundo, dado a la ubicudidad de los mismos. Otras vacunas como la de la leptospirosis, tos de las perreras, leishmaniosis... debe realizarse en base al riesgo individual de cada animal (zona geografica, estado inmunológico, etc).

No hay comentarios:

Publicar un comentario